“Es necesaria la unidad del peronismo para reparar lo que este gobierno rompió”

En una entrevista con Tiempo, la diputada nacional Teresa García se refirió a las internas en el peronismo y consideró que la “definición ideal sería conformar una lista única”.
31 de Mayo de 2017

La diputada nacional Teresa García viene cumpliendo con un rol importante en la organización del FpV en Diputados. Como secretaria parlamentaria del bloque se encarga de mantener la cohesión entre los legisladores; de colaborar con el titular de la bancada, Héctor Recalde; de informar a la ex presidenta sobre detalles de la tarea legislativa. Vecina de la localidad bonaerense de San Isidro, García profundizó su relación con CFK en el año y medio que Mauricio Macri lleva de presidente. De hecho, Cristina la invitó a un viaje a San Pablo, Brasil, en el que la ex mandataria estuvo acompañada por una delegación conformada por legisladores y dirigentes sindicales. El viaje respondía a una invitación del PT brasileño y del propio Lula, con quien CFK se reunió en aquella oportunidad. El mandato de García vence en diciembre de este año.

En relación a la situación interna del FpV y el peronismo de la provincia, García insiste en que la definición ideal sería conformar una lista única, con todos los sectores internos incluidos, y que lleve como primera candidata a senadora a la propia Cristina Fernández. “Es la dirigente con más adhesión popular en el peronismo. Y la unidad es más necesaria que nunca. Porque hay que reparar lo que este gobierno rompió. En este año y medio ha roto mucho. Ha roto derechos, derechos individuales, derechos colectivos, políticas de Estado”, subraya.

Sobre la posibilidad de que haya PASO, la diputada del FpV dice que una puja de ese tipo será aprovechada por factores de poder externos al peronismo. “No olvidemos que en las PASO anteriores de la provincia de Buenos Aires transitamos situaciones inéditas: a uno de los candidatos, Aníbal Fernández, se lo perjudicó con una operación política. Una operación política terrible realizada a una semana de la elección, que tuvo reflejos en los medios de comunicación, especialmente en alguno de ellos. Se buscaba estigmatizar a uno de los candidatos. Esas heridas que se abren después son muy difícil de cerrar”, advierte.

-¿Qué opina de los movimientos de Florencio Randazzo?

-A Randazzo no se lo ha escuchado todavía. No lo he escuchado aún definir cuál va a ser su decisión final. Si en verdad va a insistir con la PASO o no. Lo que sí he escuchado mucho más es a los dirigentes que están con él. Algunos de ellos incluso han decidido jubilar a Cristina al criticar los métodos de selección de candidatos, de los cuales durante muchos años ellos mismos fueron también beneficiarios. A mí me parece que en lo que plantean esos dirigentes, como supuestas necesidades del peronismo, no hay demasiado grado de sinceridad. Ninguno de los que escucho opinar respecto de Cristina, identificándola a ella con el pasado y al kirchnerismo también, empezaron su carrera política ahora. No son la renovación del peronismo. Todos ellos han tenido lugares de responsabilidad. Han sido parte del gabinete de gobierno. No me parecen confiables esas opiniones. A Randazzo, repito, todavía no se lo ha escuchado. Es un dirigente inteligente. Y yo creo que va a entender el mensaje de quien es hoy la dirigente con más adhesión popular en el peronismo, que es Cristina. El otro día, en la entrevista que le realizaron en TV, se presentó como “la candidata de la unidad”. ¿Y por qué es necesaria la unidad del peronismo? Para reparar lo que este gobierno rompió. Y en este año y medio ha roto mucho. Ha roto derechos, derechos individuales, derechos colectivos, políticas de Estado por las cuales éramos reconocidos en el mundo, como con el fallo del ‘2x1’ de la Corte. Basta ver la situación que pasan los jubilados, con el vaciamiento del PAMI. El objetivo de esta elección no es aumentar el número de legisladores sino decirle a este gobierno que es ‘hasta acá’. Y eso, en democracia, se logra y se hace en una elección. Es hasta acá.

-Una de las propuestas programáticas de Cristina es revisar la deuda externa contraída por el gobierno de Macri en este año y medio. ¿El sector del PJ que acompaña a Randazzo estará de acuerdo con esta medida? ¿O con la declaración de la emergencia en materia farmacológica, por ejemplo, o en intervenir en la cadena de valor para frenar los aumentos de los supermercados? 

-Debieran estarlo. Debieran estar de acuerdo con revisar la toma de la deuda, porque, en verdad, el primer lugar en el que se van a empezar a sentir las consecuencias del endeudamiento es en las provincias. Ya hay algunos gobernadores a los que se los ha condicionado con el tema fiscal, y como sucedió en los ’90 y en el 2001, les van a exigir a los gobernadores ajuste en el Estado provincial. Hay provincias que, triste y lamentablemente, hoy sobreviven gracias a la acción del Estado en el territorio. Provincias que casi no tienen actividad económica, y aquellas que la tenían, la están perdiendo. Así que hoy, la obligación de ajuste a los gobernadores, ya ha dado sus primeras muestras. Luego de octubre, como ya lo ha anunciado el gobierno, no lo estoy anunciando yo, va a haber un avance sobre el sistema jubilatorio: creo que vamos a perder lo que hemos conquistado en materia de sistema jubilatorio y se va a avanzar en una mayor flexibilización laboral. Lo más urgente es, hoy, independientemente de la línea política, o del espacio interno o incluso partidario en el que esté cada uno, analizar la actualidad de los municipios: porque los intendentes son los que primero sufren el impacto de la actividad económica y los ajustes. Porque la gente vive en un lugar que tiene una intendencia y, cuando tiene que pedir, golpea las puertas del municipio, del hospital o de la escuela pública cuando tiene que pedir. Sería muy inteligente que los intendentes, sean del sector político en el que estén, rechacen plenamente este endeudamiento y adhieran a la propuesta de revisar la deuda de este año y medio. Porque las consecuencias las van a pagar los habitantes de sus distritos y, por lo tanto, políticamente ellos.

-¿Cómo se imagina una eventual PASO, si sucediera, entre Cristina y Randazzo? ¿Y cómo sigue la organización del espacio kirchnerista en lo electoral?

-Respecto a la segunda parte de la pregunta: la muestra la ha dado Cristina estos últimos días cuando se reunió con 21 intendentes de la provincia de Buenos Aires, a los que les anticipó que ella va a ser la candidata de la unidad del peronismo. Que es necesaria la unidad del peronismo. Pidió que saliéramos, que habláramos con la gente. Hay que explicar el proceso que estamos pasando. Hay mucho consumo televisivo respecto de algunos medios que forman una realidad expresamente equivocada, y expresamente planificada para que tengamos una falsa sensación de bienestar cuando todos sabemos lo que estamos pasando. Hay una obligación de militar cotidianamente en el territorio, buscando estrategias, formas de comunicación, las redes, mesas, charlas de información, en todo el territorio. Eso es lo que tenemos que llevar adelante hasta el 24 de junio (fecha de cierre de la inscripción electoral de las candidaturas, NdR) y seguir insistiendo con el llamado a la unidad del peronismo. No por desesperación. Tenemos una responsabilidad histórica en la vida de nuestra gente. El peronismo ha venido a la vida política a resolver las cuestiones de injusticia y si hay un momento en que están expresadas estas cuestiones de injusticia justamente es éste, por decisiones de este gobierno. El peronismo tiene que cumplir con su misión histórica. Dar cuenta de lo que está sucediendo.

-¿Va a terminar habiendo PASO entre Cristina Fernández y Florencio Randazzo?

-Yo no creo, sinceramente, que lleguemos a esa instancia. Creo que va a haber una actitud adulta en muchos dirigentes del peronismo que van a entender de lo que estamos hablando. Pero si ocurriera yo aspiro a que sea respetuosa y adulta. Nosotros hemos transitado la PASO anterior en la provincia de Buenos Aires atravesando situaciones inéditas. A uno de los candidatos, Aníbal Fernández, se lo perjudicó con una operación política, porque fue una operación política terrible realizada a una semana de la elección, que tuvo reflejos en los medios de comunicación, especialmente en alguno de ellos, para estigmatizar a quien era uno de los candidatos. Después de esas heridas que se abren es muy difícil cerrarlas. Eso también hace que uno no cumpla con la responsabilidad que tiene. Así que espero que los compañeros, y los compañeros que decidan darle batalla a Cristina, entiendan que esas heridas no cierran y que no se puede ser egoísta: porque la gente la pasa mal, no la pasan mal los dirigentes. Y que entiendan también que hay que lograr ganar esta elección en octubre con la mayor cantidad de apoyo popular posible. Independiente que pasemos por las PASO. Yo estimo que no llegaremos pero en el caso que lleguemos estoy convencida de que Cristina va a ganar por amplia diferencia.

-En el reportaje de C5N, Cristina habló de los dirigentes que, en su actuación como legisladores, rompieron su contrato electoral al votar iniciativas que iban en un sentido claramente opuesto del que el FpV había propuesto en la campaña. En las próximas semanas es probable que se realice un recorrido por distritos, por los municipios de la provincia de Buenos Aires, para que quienes quieran ser candidatos por el FpV firmen una suerte de compromiso programático con los votantes. ¿Algo de eso está pensado?

-Si así ocurriera me parecería muy bien. Primero hay una célebre discusión, que es si la banca es del partido, del sector político, o de la persona que la ocupa. Es una discusión no saldada. Pero, en todo caso, uno en una banca representa la voluntad de un sector de la población. Nosotros perdimos con Macri por apenas 2 puntos. Había una enorme cantidad de diputados sobre quienes la gente que votó al peronismo –a Scioli, al Frente para la Victoria, al peronismo- había puesto su confianza. Puso su confianza sobre todos nosotros. Uno puede no estar de acuerdo con el partido y luego decidir no estar más en el bloque. Lo que no puede es votar contra la voluntad popular y los intereses de la gente. Y acá se ha votado fondos buitre; se ha votado tocar el FGS, el Fondo de Garantía Sustentable del ANSES; se ha votado la ley de participación-pública privada; se ha votado el presupuesto nacional sabiendo lo que iba a significar para las provincias y los municipios. De esas cosas no hay retorno. Uno los ve en televisión y discursean por izquierda, discursean con lo que a la gente les gusta escuchar, pero después hay que ver en qué botón ponen el dedo. Y casi siempre, este año y el año pasado, ha sido en el botón del gobierno, en el botón de Cambiemos. ¿Bajo qué discurso? Que había que facilitar la gobernabilidad. Pero la gobernabilidad no implica la miseria de la gente, discusiones con la ley anti-despidos. ¿Cómo se puede estar en duda, alguien que entró en una lista del peronismo, sobre las cosas que necesita el pueblo? No se puede tener dudas sobre eso. Y, sin embargo, se escucharon argumentos, excusas y explicaciones como “no, estaba confundido”, o “es por la gobernabilidad”. Todo eso no es cierto. A mí me parece que decidieron votar por Cambiemos. Y todo eso tiene que tener una sanción. Y si no la tuvo, al menos en esta próxima elección tener muchísimo cuidado con quién representa en las bancas este pensamiento.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS