Faltan cuatro semanas para las PASO del 12 de septiembre. Serán las primeras elecciones de la historia nacional que se realizarán en todo el país en medio de una pandemia. Su organización implicó una serie de cambios que cada votante percibirá cuando concurra al cuarto oscuro. También en el padrón: una serie de modificaciones de domicilio por el cumplimiento de las nuevas medidas sanitarias acordadas con la Cámara Nacional Electoral (CNE). Será un despliegue más ambicioso que el de los años anteriores para garantizar las medidas de distanciamiento. Toda su planificación corre por cuenta de la Dirección Nacional Electoral (DiNE), que depende del ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro. La titular de la DiNE, Diana Quiodo, explica cómo será ejercer el derecho al voto en esta situación sanitaria inédita. “Queremos que estas elecciones tengan un nivel de participación similar a las anteriores de la misma categoría”, le cuenta a Tiempo, mientras aclara que “los sistemas de votación en todo el mundo no han sido modificados para votar” en este escenario.

–¿Con qué cambios se encontrarán los votantes cuando lleguen al establecimiento escolar y entren al cuarto oscuro?

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

–La jornada va a ser la misma que en otras ocasiones con algunas pequeñas modificaciones. La más relevante es la introducción del facilitador sanitario. Será uno por escuela, que formará parte del Comando General Electoral, encargado de custodiar los locales de votación. Es una figura neutral que además ya tiene la gimnasia del despliegue territorial. Tendrá la misión de supervisar que se respeten las pautas de protocolo durante todos los comicios.

–¿Cuántos establecimiento se sumaron?

–En 2019 hubo unos 14.800. Ahora estimamos que serán 17 mil. Las mesas se mantienen en cada establecimiento. Habrá 101.500 mesas en todo el país, igual que la última elección, pero la diferencia es que habrá un tope de ocho mesas por establecimiento, como fue la orientación de la Cámara Nacional Electoral (CNE) a los jueces.

–¿Esto implicó cambios en el padrón?

–Sí, porque hay provincias que utilizarán canchas o clubes con mucho espacio abierto y eso implicó cambios en los lugares de votación. Por eso, es clave consultar el padrón para verificar dónde toca votar.

¿Cómo será el trabajo de los fiscales?

–Tiene que estar garantizada su participación sin restricciones, porque son una parte central del día de la elección.

–La CNE pidió que todo el personal involucrado con los comicios fuera vacunado. ¿Cómo es la foto actual? 

–Fue un pedido para vacunar al personal judicial y en función del plan general de vacunación ya casi todo el personal está vacunado.

–¿Y con las autoridades de mesa?

–Recibimos el pedido de la CNE. En el Ministerio de Salud nos explicaron que llegado el momento, si todavía no hubiera personas vacunadas, se arbitrarían los medios para hacerlo, siempre teniendo en cuenta que la vacunación depende de cada jurisdicción.

–Durante la pandemia hubo elecciones en la ciudad cordobesa de Río Cuarto, en Misiones y en Jujuy. Este domingo hay elecciones en Salta y a fin de mes en Corrientes. ¿Qué aprendizajes han sacado en limpio de los comicios que ya se realizaron desde el año pasado?

–Hemos estado mirando nuestras elecciones locales y las que se han realizado en el mundo. La principal conclusión es que los sistemas de votación en todo el mundo no han sido modificados para votar en pandemia. Aquellos países que incluyeron voto anticipado o desdoblamiento en dos días es porque la legislación contemplaba este tipo de mecanismos. Lo mismo ha sido en nuestro país.

–¿Qué pasó con el control de la temperatura al ingreso del establecimiento?

–Hemos decidido no tomarla. En función de la normativa vigente, a una persona no se le puede negar el derecho al voto. El Código Electoral garantiza el voto de las personas independientemente de cualquier situación. Siempre damos como ejemplo aquellos que tienen la orden de captura del juez, votan y son aprehendidos luego. También se ha visto en la región que no funciona la prioridad por el número de documento, era muy engorroso comunicarlo y la gente no sabía a qué hora tenía que ir.

–¿Es excluyente la franja específica para población de riesgo?

–No. Nuestra jornada de votación se extiende de 8 a 18, pero el protocolo prevé una franja de 10:30 a 12:30 para la población de riesgo. Eso significa que van a tener una prioridad en la fila, pero no significa que no van a poder votar fuera de esa franja.

–¿Qué le diría al votante sobre los cuidados que debe tener antes de ingresar al establecimiento y al cuarto oscuro?

–Lo primero que le digo es que mire el padrón antes de concurrir a votar. Las precauciones son el distanciamiento de dos metros, el uso de tapaboca, habrá alcohol y gel disponibles en las mesas. Dentro del cuarto oscuro el protocolo dice que hay que evitar cerrar el sobre con la saliva. Creo que será menos complejo por el nivel de recaudos que ya toma la población.

–¿Qué puede hacer el facilitador sanitario si detecta a un votante que no cumple con las medidas de cuidado?

–Lo mismo que se hace con cualquier elector o electora que incumple disposiciones, como ir con identificaciones partidarias o decir el voto. El derecho al voto es sagrado y por lo tanto votará, pero luego la autoridad evaluará el grado de incumplimiento.

–¿Si un votante va sin barbijo?

–No entra al establecimiento.

–¿Cómo fue la nueva licitación para la realización de estas elecciones?

–Nosotros empezamos elaborando un pliego para recuento y difusión de datos. Primero recuperamos la competencia porque entre 2017 y 2019 quedó en manos del Correo Argentino. Lo hicimos porque entendemos que el Ministerio del Interior es el ámbito natural para estas contrataciones y luego hicimos consultas con los partidos políticos. Se elaboró un pliego y se abrió a consulta por primera vez en enero para partidos políticos, la CNE, funcionarios de la administración anterior y las empresas del rubro. A partir de estas observaciones se modificó el pliego y se sacó la licitación.

–¿Qué empresa ganó?

–Se la adjudicó a la empresa Indra por 1549 millones de pesos. Implicó un ahorro de un 31% en dólares corrientes que la última legislativa.

–¿Qué pasó con Smartmatic?

–También recibimos una oferta. Las dos fueron técnicamente aptas pero la de Indra era mas baja.

–¿Smartmatic sigue con una parte del contrato?

–La transmisión la hará el Correo Argentino con software de Smartmatic. El Correo tiene la responsabilidad de transmitir los telegramas y entregar una copia a la junta y otra a Interior. Se decidió mantener ese software. El Ministerio tomó la decisión de no interrumpir la contratación del servicio de transmisión para no cambiar las reglas del juego de una contratación que comenzó en 2019 y termina en 2025. El plateo fue garantizar la seguridad jurídica y transparentar el proceso.

–¿Existe el riesgo de que se repitan demoras en la publicación de los datos del escrutinio provisorio?

–El Correo trabaja en la ampliación de la cantidad de centros de transmisión de telegramas para que eso no suceda. Se van a habilitar 1150 locales del correo de todo el país para acortar los tiempos de transmisión. En 2019 fue bueno porque acortó los tiempos de llegada de los datos y este año será útil. No sería extraño que hubiera alguna demora en el cierre de las mesas, pero no tanto por la complejidad de la elección, sino por la propia dinámica en los establecimientos. Tener la transmisión de los datos en las escuelas es una ventaja.

–¿Cuál es su expectativa sobre el presentismo en estos comicios? ¿Teme una disminución?

–Queremos que estas elecciones tengan un nivel similar a las anteriores de la misma categoría. Hay que tener en cuenta que en las PASO hay menos participación que en la general. «