Desde La Plata, adonde encabezó un acto junto al gobernador Axel Kicillof, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner le pidió a la oposición “dejar las vacunas fuera de la disputa política” y llamó a los medios de comunicación a informar con “veracidad” y terminar con la campaña de desinformación.

La presidenta del Senado de la Nación llegó a la capital provincial para inaugurar el nuevo edificio para el Hospital Interzonal de Agudos especializado en pediatría “Sor María Ludovica”. Las obras habían sido planificadas en 2010, pero estaban abandonadas desde agosto de 2019. La inversión fue de 148 millones de pesos.

“Es un día muy especial, por historia y por coyuntura. Cuando Axel me dijo que iba a inaugurar obras aquí le dije que quería estar”, comenzó diciendo Cristina, quien tiene un especial afecto por ese nosocomio e incluso le donó 40 mil euros que le ganó a un diario italiano por difamarla cuando era presidenta.

Desde allí, la vicepresidenta hizo un llamado explícito a la oposición para que termine con la campaña antivacunas. “En nombre de tanta gente que no se vacunó por miedo y hoy ya no está, en nombre de los trabajadores y trabajadoras de la salud, por favor, dejemos la vacuna y la pandemia afuera de la disputa política y contribuyamos a que no haya tantos contagios, a que la gente quiera vacunarse”, sostuvo.

También pidió que se deje de echarle la culpa de todo a la grieta. “Entre todos podemos llegar a un acuerdo básico mínimo; hay cosas que no pueden ser ya objeto de discusión”, dijo Cristina al referirse a los cuestionamientos dirigidos hacia las vacunas y a las medidas de cuidado para frenar los contagios de coronavirus que, sin embargo, encuadró en situaciones de “irracionalidad” que se dan en todo el mundo.

La vicepresidenta también defendió la gestión nacional y resaltó que Argentina cuenta con “20 millones” de vacunas. “Acá tenemos hoy la suerte de tener 20 millones de vacunas, con todas las dificultades que vemos y que son también producto de la desigualdad entre países, donde vemos algunos que han acaparado las vacunas y tienen hasta 8 vacunas por habitantes, y hay otros que no tienen vacunas”, precisó y se preguntó “si no sería mejor que todos los argentinos unidos le pidamos a esos países que sean solidarios”.

En otro párrafo dirigido a la oposición y a su campaña antivacunas, sostuvo que la verdadera libertad llegará cuando todos los argentinos estén vacunados. “Libertad para mí y que se joda el resto no es libertad”, disparó y acotó: “Ayudemos a la verdadera libertad de esta sociedad que será cuando estemos todos vacunados. Ahí vamos a tener la verdadera libertad”.

Cristina Kirchner también se dirigió a los medios masivos de comunicación y les pidió responsabilidad al momento de informar y que no se ponga “en duda la palabra de los médicos y de la ciencia”.

“Este llamado es a los medios de comunicación por todas las malas informaciones o dudas que implantaron a la población contra las vacunas. Conozco gente que hoy no está porque pensaban que si se vacunaban podía pasarles algo malo. Ni que hablar con el caso de la Sputnik”, dijo y recordó que recién cuando la revista científica The Lancet publicó los resultados se duplicó la cantidad de inscriptos en la provincia de Buenos Aires. Y añadió: “Debería haber un acuerdo tácito en la sociedad de hacerle caso a los médicos. Los médicos le dicen a la sociedad cómo tiene que cuidarse. No pongamos en dudas las vacunas, la ciencia, esto tiene que estar afuera”.

Al hablar sobre los medios, también disparó contra el grupo Clarín y aseguró que “no hay nada igual en otra parte del mundo” debido a que en otros países está prohibido ese grado de concentración mediático.  “Como Clarín no hay nada en ninguna parte del mundo. El grado de concentración y repetición al unísono que tiene una noticia que aparece publicada en el gran diario argentino, que se replica inmediatamente por toda la red de noticias, cables y canales del interior, no existe en ninguna parte del mundo porque en todas partes del mundo hay legislación que impide ese grado de concentración mediática”, explicó.

Ya sobre el final, la vicepresidenta felicitó a los miles de jóvenes que participan del plan de vacunación, a los médicos y se mostró confiada: “Con la vacuna vamos a salir y vamos a volver a ser felices”.