“La campaña es la gestión” sintetiza un ministro de plena confianza de Alberto Fernández. Es por eso que el territorio bonaerense es recorrido todos los días por algún ministro o directora de área. Las actividades reúnen a peronistas de todos los colores de la coalición y son coordinadas en dos mesas “de los lunes”, la bonaerense y la de Casa Rosada. La visita a Pergamino de este martes mostró cómo funciona el tejido político del peronismo en la provincia de mayor caudal electoral.

El elenco estable de ambas mesas lo componen Santiago Cafiero, el ministro de Obra Pública Gabriel Katopodis y su par de Interior Eduardo “Wado” de Pedro. A la reunión nacional de los lunes a veces se suman, para trabajar aspectos más técnicos, la vicejefa de Gabinete Cecilia Todesca, Juan Manuel Olmos y Julio Vitobello. Al encuentro bonaerense siempre concurren Axel Kicillof, Máximo Kirchner y Sergio Massa. A veces se suman intendentes e intendentas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Este martes, mientras los medios opositores aseguraban que el presidente no había concurrido a Pergamino porque a 15 kilómetros de la ciudad se habían reunido diez productores agrícola ganaderos en la ruta con sus camionetas de alta gama, y desde Rosada se ocupaban de desmentir esa operación, la actividad oficial transcurrió en paz y terminó con un almuerzo con los intendentes y legisladores de la segunda sección electoral. “Fue una mesa redonda” grafican en Rosada para dar cuenta de la horizontalidad del encuentro.

En estos encuentros más políticos, que por lo general se dan luego de las actividades públicas, se habla y se escucha. Katopodis suele abrir las rondas y Wado de Pedro las cierra. En el medio, hablan las intendentas e intendentes. En los municipios donde gobierna la oposición, como es el caso de Pergamino, conducido por el intendente de Juntos por el Cambio Javier Martínez, el encuentro se llevó adelante con los dirigentes “sin tierra”. Es por eso que allí estuvo el diputado nacional Lisandro Bormioli, como referente local, pero también se sumaron el resto de los intendentes de la segunda sección: Ricardo “Pito” Casi (Colón), Osvaldo Caffaro (Zárate), Iván Villagran (Carmen de Areco), Diego Nanni (Exaltación de la Cruz), Ricardo Dalessandro (Salto), Esteban Sanzio, (Baradero), Cecilio Salazar (San Pedro) y Carlos Puglelli (San Andrés de Giles). Además, a la mesa se sentaron los senadores provinciales Facundo Ballesteros, Paco Durañona y Agustina Propato, y los diputados bonaerenses Marcos Di Palma, Fernanda Díaz, Micaela Morán, Patricia Moyano y Oscar “Chiquito” Ostoich.

Desde Rosada se ocupan de destacar que en el acto oficial sí estuvo Martínez, el intendente opositor. “Somos prolijos -aclaran- porque tenemos obra pública en todos los municipios del país, oficialistas y opositores”.

Los ejes con los que “la mesa de los lunes” baja al territorio son obra pública, mantención a flote de las empresas en plena pandemia y “vacuna para todos y todas”, relatan. Pero en particular, destacan el eje económico, ya que el peronismo está dispuesto a demostrar en esta campaña electoral que es la fuerza política que se ocupa de “encender la economía” al implementar los Repro para la gran cantidad de empresas medianas y pequeñas del conurbano y sostener el consumo de las clases populares más castigadas. Por lo pronto, el nivel de precios de los alimentos atenta contra ese objetivo. Por eso mismo el presidente se quedó hasta tarde en Rosada para terminar de delinear el acuerdo con los exportadores de carne, insumo básico de la mesa de los y las argentinas.