Nacho Levy, referente del colectivo La Poderosa, participó de un nuevo ciclo virtual de uno de los conversatorios más reconocidos de todo el mundo. En TedxRíodeLaPlata Nacho desarrolló sus conceptos al sintetizar la experiencia comunitaria de La Poderosa y mostrar la lucha de las y los villeros.

Levy comenzó con una disculpa: “No voy a poder dar la charla”. “No puedo. Lo veo mal. Lo veo injusto. Me sentiría inmoral. Porque según nos han enseñado, los perdedores pueden dar pena, ternura, rating, miedo; ahora, ¿una charla? No, ridículo”, ironizó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Levy utilizó al clásico juego “veo, veo” para graficar su postura. Cuando jugaba con su hija, de 4 años, “le pregunto ‘de qué color’ y me dice ‘negro’. Y yo que, como buen hombre blanco, no me gusta perder absolutamente a nada, busqué hasta la última pelusita, pero a todo me decía que no. ‘Me estás choreando’, le dije, ‘seguro ya lo adiviné’. ‘¿Te rendís?’, me preguntó. Ni en pedo me rindo. Y ahí nomás casi compadeciéndose de mi colorida ceguera, me pegó el tiro de gracia: ‘Esto era papi, esto, ¿ves? Esto, cuando cerrás los ojos, ese negro era, ¿entendés?’. Muchas veces por minuto, durante muchos minutos, esa cortina negra se desenrollaba delante de mí, con cada parpadeo, pero yo no la veía, tuvo que venir una nena a mostrármela. Y esta buena gente quería que yo les diera una charla, una charla blanca sobre la negritud que no vemos… ¡Obvio que no voy a dar esa charla! Ni queriendo podría”, comparó.

“Cuando las balas o los chaparrones atraviesan tu techo de chapa porque no le pudiste ni poner ceresita y la lluvia musicaliza los charcos de mierda que brotan adentro de tu casa, mientras las cloacas están tapadas por abajo y tu beba está destapada, por arriba, ¿a quién carajo se le ocurre ponerse diplomático?”, se preguntó.

Levy planteó: “Todos las villeras y villeros que yo conozco quieren irse de la villa, lo que no todas quieren es mudarse, lo que no todos quieren es salvarse solos. Yo también quiero irme de la villa, pero no me quiero ir de Zavaleta, quiero que rajemos por fin a la pobreza de Zavaleta. Porque yo aprendí ahí casi todo lo poquito que sé. ¿O por qué se pensaban que me invitaban a darles una charla? ¿O dónde creían que descubrió mi nena la matrix del Veo-veo?”.

Luego, el referente habló sobre los medios de comunicación. “Cuando la comodidad coincide con nuestra estrategia, bien vale sospechar de nuestra estratgia (…) Bueno, ¡guarda! Guarda, porque a veces, los medios no son medios, son fines. Y nunca pero nunca son una ventana que se pueda atravesar. Siempre son un cuadrado dibujado en tu pared, en mi pared”.

“No hay pobres en los medios, no hay pobres en la justicia, no hay pobres en el parlamento. Tampoco hay pobres en la coordinación de la charla Ted. ¿Dónde están entonces los guachos? ¿Dónde se esconden? En la cárcel, ¡Ahí, están! ¿Ludópatas? ¿Fanáticos de las escondidas también?”, apuntó.

Finalmente, concluyó: “Para que nunca más, nadie piense jamás, que los blancos necesitamos escuchar a otro blanco, hablándonos de respeto y diversidad. Porque mientras todo sea blanco, no habrá charla que nos lleve hasta la victoria ni por derecha, ni por izquierda. Así que disculpa, pero mejor ¡Me voy a la mierda!”.

Acá, el video completo