Pese al pedido de disculpas al tribunal de Alberto Samid por haber escapado a Belice, el fiscal Gabriel Pérez Barberá denegó el miércoles por la tarde el pedido de excarcelación. Su abogado, Vicente D’Attoli, había realizado el pedido en base a la edad y algunos problemas de salud.

En la audiencia en contra del empresario de la carne por asociación ilícita, Dátoli solicitó que se moderara la prisión preventiva con dispositivos de control, y así permanecer en su domicilio. El fiscal, sin embargo, consideró que existe peligro de fuga, debido a que “ya se ausentó del país con el objeto evidente de eludir la acción de la Justicia, lo cual surge no solo de las características objetivas de su accionar, sino de sus propios dichos, expresados desde la clandestinidad a medios de comunicación”.

Pérez Barberá utilizó la explicación que dio Samid al explicar que su viaje se debió a que entró en “pánico” para sostener que la situación podría repetirse. Según consta en medios periodísticos, el Tribunal Oral en lo Penal Económico N°1 coincidió con esta visión: “Corresponde presumir, fundadamente, que en caso que el nombrado recuperase su libertad, eluda la acción de la justicia”.

Los jueces José Michilini, Diego García Berro e Ignacio Fornari recordaron, a la hora de fundamentar su decisión, que “se verificaron reiteradas incomparecencias de José Alberto Samid al plenario pese a las específicas órdenes del tribunal –debidamente notificadas– en punto a las fechas en que debía presentarse, sin que se hubiese dado justificación alguna al respecto”.

Dado que el pedido de la defensa de Samid, aludía a problemas de salud, los jueces remitieron una orden al Servicio Penitenciario Federal “para que realice un completo y exhaustivo examen médico psicofísico” del empresario para saber si sufre alguna enfermedad que deba ser tratada en el penal de Ezeiza. En principio, su abogado había declarado que el “Rey de la carne” tiene diabetes e hipertensión, enfermedades que necesitan medicación.

En la audiencia de este miércoles, el abogado D’Attoli entregó nuevas constancias médicas para argumentar el pedido de prisión domiciliaria. Mientras tanto, el también militante peronista seguirá en el Hospital Penitenciario Central de la cárcel de Ezeiza, donde se le realizarán los exámenes correspondientes y luego se decidirá si queda detenido en ese penal o es trasladado al de Marcos Paz.