Encabezada por los abanderados regatistas Santiago Lange y Cecilia Carranza Saroli, la delegación argentina vivió la ceremonia inaugural Inaugural de los Juegos Olímpicos con entusiasmo y el emotivo recuerdo de Braian Toledo. Sin público para mitigar los efectos de la pandemia de coronavirus, la apertura contó solo con la participación de los deportistas, los involucrados directamente con su desarrollo y un reducido grupo de mil invitados. También se lanzaron los habituales fuegos artificiales y hubo espectáculos artísticos que resaltaron la cultura japonesa. Además, la yudoca argentina Paula Pareto, dorada en Rio de Janiero 2016, fue una de los portadores de bandera olímpica en el ingreso al Estadio Nacional de Tokio.

La festiva delegación argentina compuesta por 186 deportistas, que participarán en 26 de las 33 disciplinas que componen el evento, aportó mucha energía en su paso por el desfile inaugural. “Debería estar Braian Toledo acá. Me estuve acordando mucho de él”, dijo la regatista Carranza Saroli y recordó con emoción al fallecido Braian Toledo, especializado en lanzamiento de jabalina y fallecido en febrero del año pasado tras un accidente con su moto.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE
Foto: AFP

El primer país que inició el desfile de las 204 delegaciones fue Grecia, cuna del olimpismo, que comenzó en el año 776 AC. La entrada de los griegos fue seguida por el Equipo de Refugiados, Islandia, Irlanda. Azerbaiyán, Emiratos Árabes Unidos y Argelia. Los representantes argentinos ingresaron en noveno, haciendo su presentación alrededor de las 8.45.

Tanto la delegación como exdeportistas vivieron la ceremonia con alegría y entraron en calor de cara a la competencia que, el año pasado, se pospuso por la pandemia. Antes de la presentación, Diego Schwartzman dijo: “Estoy muy contento de estar acá, todo está siendo muy emotivo y divertido”. Manu Ginóbili, oro en Atenas 2008, se sumó desde su cuenta de Twitter. También el exbase Alejandro Montecchia mandó: “Ya estamos en modo #JuegosOlimpicos, éxitos para todos los atletas argentinos!!!!”.

El lugar más destacado para la argentina fue el de Pareto, quien ingresó al recinto con la bandera blanca que tiene estampados los cinco anillos olímpicos acompañada por cinco atletas con historia en la competencia, para entregar en el centro de escenario la enseña a un grupo de seis trabajadores de la salud.