Luego de estar fuera del aire por unos meses, El Zorro volvió a El Trece con un aluvión de rating. El último sábado superó los 7 puntos y resultó lo más visto del día en el canal del barrio de Constitución. La legendaria serie realizada por los estudios Disney que relata las aventuras de Diego de la Vega y el Sargento García en la California española es una obsesión crónica de los programadores y el público argentino. Pero también constituye un fenómeno de audiencia: Telenoche, la nave insignia de la señal, apenas suele promediar los 5 puntos.

El Zorro es una creación de los estudios Disney (la versión original incluía una presentación a cargo del propio Walt Disney) entre 1957 y 1959, consta de dos temporadas de 39 capítulos y cuatro episodios de una tercera temporada difundidos como especiales, pero no incluidos entre los que se emiten en la Argentina. De hecho, los episodios originales se filmaron en blanco y negro y fueron remasterizados (y coloreados) en 1992, un proceso por el que pasaron otras series de los ’50 y ’60 de la TV estadounidense, como Bonanza, Hechizada o Mi bella Genio.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

¿Por qué tantas décadas después El Zorro sigue siendo una garantía de rating? Los motivos son múltiples. Tiene una estructura muy simple organizada a partir de un corte al medio de cada capítulo. Los episodios comienzan con un plano general de Los Ángeles (en la primera temporada) o de Monterrey (en la segunda) en paz y tranquilidad, cuya calma es rota por un conflicto. Fundido a negro. La segunda parte del capítulo incluye la aparición del Zorro y la resolución del conflicto. La trama culmina con una escena breve humorística, por lo general exacerbando la torpeza del Sargento García.

Pero acaso el mayor magnetismo de la serie es el indestructible carisma de sus personajes. La hidalguía de su protagonista; la humildad y seguidismo de su fiel Bernardo; la torpeza bonachona del Sargento García (que no obstante exhibe contados pero certeros momentos de arrojo e ingenio); la maldad sin matices del Capitán Monasterio (y sus ilustres sucesores: el Magistrado Don Carlos Galindo, Sebastián Vargas, “El Águila”, etc.), y la rigurosidad de Don Alejandro De la Vega, padre del Zorro, quien ignora la doble vida de su hijo, al menos hasta la mitad de la primera temporada.

El personaje de Diego De la Vega/El Zorro construye una oposición a tres bandas con los personajes que lo circundan: con Monasterio, la oposición bondad/maldad y también hidalguía/miserabilidad; con el Sargento García, la oposición inteligencia/torpeza; y también con Don Alejandro (quien es muy valiente y decidido, pero también algo inocente): allí la oposición es con la astucia de no mostrar las cartas y actuar en las sombras. Bernardo, su fiel criado, actúa como el Negro Enrique de Maradona: le da el pase para ayudarlo a lucirse.

El Zorro acumuló 16 años de repetición en la pantalla de Canal 13/El Trece –la serie sobrevive a los cambios de nombre y de accionistas de la señal–, con un breve tiempo fuera de la grilla. Sus emisiones en la TV argentina comenzaron en 1968 en Canal 13. Y, si bien tuvo un breve paso por Telefe en los ’90 (con sus episodios coloreados), volvió a El Trece en 2004, de la mano de nuestro Guy Williams alimentado a mate y bizcochitos: Fernando Lúpiz.

La pasión retro excede bastante al jinete de Tornado. Otros fenómenos similares –repetición de series que dejaron de filmarse hace años, pero que siguen convocando a los espectadores– incluyen a El Chavo, la tira humorística de Roberto Gómez Bolaños que puebla las mañanas de El Nueve a casi 50 años de su estreno, aún con respetables resultados. Pero también hay ejemplos de producciones locales. Sin ir más lejos, Telefe viene poniendo a prueba la resistencia –por ahora sin fisuras– de Casados con hijos (2006) en días y horarios diversos, y a partir de la pandemia empezó a explorar el nuevo “clásico”: Educando a Nina, con resultados superiores a los esperados.

¿Por qué se ve lo que ya se vio? En términos generales, son efectivos los personajes enfrentados, las pasiones más elementales y el humor directo. Pero también opera la memoria del «momento de felicidad»: hay un juego mental de recordar lo felices que fuimos y reeditarlo con la revisión. Volver a ver algo que nos generó satisfacción en el pasado, vuelve a hacerlo en el presente. «


El Zorro

Creador: Johnston McCulley. Elenco: Guy Williams, Gene Sheldon y Henry Calvin. Sábados y domingos desde las 12 a las 14.30 hs.