El juez federal subrogante de Dolores, Martín Bava, rechazó un planteo de nulidad del periodista Daniel Santoro contra las pruebas obtenidas del celular del falso abogado Marcelo D’Alessio, que sirvieron para procesarlo por maniobras extorsivas. “No se está juzgando a Santoro por su calidad de periodista, sino por la participación en un hecho delictivo concreto. (…) Debe entenderse que el hecho de que Santoro sea periodista, no es un argumento de impunidad que le permita ser usado contra cualquier acto de la justicia que pretenda investigar y juzgar un delito”, sostuvo el juez, según una resolución a la que accedió Tiempo.

El juez coincidió con los argumentos de la querella que representa a la Unidad de Información Financiera (UIF), que sostuvo que “pretender anular los correos electrónicos que Marcelo D’Alessio tuvo con el imputado Santoro, argumentando la calidad de periodista y el estandarte de la libertad de prensa, desconoce que dichos derechos no son absolutos sino que ceden ante un supuesto de participación en un ilícito”. Ese escenario –agregó- “excede el interés particular, encontrándose en juego el interés de toda la sociedad atento la gravedad institucional ventilada en el expediente”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La defensa de Santoro postuló “la invalidez del fallo y de la prueba que ahora se intenta incorporar como de pretendido y forzado cargo (correos electrónicos que supuestamente fueron obtenidos del celular del procesado D´Alessio)”. Esa prueba fue utilizada por el juez Bava al disponer un nuevo procesamiento contra el periodista del diario Clarín, quien objetó que “los correos electrónicos usados como elemento de cargo nuevo, surgen del acceso al celular de Marcelo D’Alessio, lo cual se encuentra en instancia de revisión ante la Alzada” (apelado ante la Cámara Federal de Mar del Plata).

La defensa de Santoro argumentó que “el material novedoso incorporado como nuevo elemento de cargo es nulo por generarle un perjuicio irreparable de imposible reparación ulterior, por encontrarse directamente relacionado con su intimidad, privacidad y con su profesión y actividad”. Pero el juez replicó que hasta tanto haya un pronunciamiento en contrario “toda la prueba vinculada a los teléfonos celulares de Marcelo D’Alessio mantiene su validez”. “Sostener lo contrario haría que ante cualquier planteo de nulidad realizado por cualquiera de las defensas se paralizara automáticamente la instrucción, generando así un retraso enorme e indebido en la labor jurisdiccional”, subrayó.

El juez tuvo una mirada crítica hacia el fiscal ante la Cámara Federal de Mar del Plata, Juan Manuel Pettigiani, quien dictaminó por la nulidad de los correos que cuestiona Santoro. “Las defensas (el plural es porque el fiscal Carlos Stornelli se adhirió al planteo) reflotan el tema de la nulidad del acceso a los teléfonos celulares de D’Alessio remitiéndose paradójicamente a los argumentos brindados por el Dr. Pettigiani, quien es el encargado de representar la acusación”.

“Me resulta llamativa la sorpresiva postura adoptada por el Sr. Fiscal ante la Cámara, ya que el mismo intervino desde el inicio de esta causa, sin antes haber mencionado nada sobre este tema. De una mirada integra del expediente se puede ver que sólo en el dictamen de fecha 26 de octubre del 2020 introduce por primera vez el tema. Antes de ese día, desde su primera intervención en la causa -la cual se produjo el 12 de abril del 2019- hasta dicha instancia, no sólo no había planteado nada al respecto, sino que por el contrario, en sus distintos dictámenes había convalidado la prueba obtenida de los celulares de Marcelo D’Alessio”.