«En todos lados hablamos de Malvinas, en algunas reuniones muy intensamente», asegura Federico Pinedo desde Glasgow, en la segunda etapa de su viaje que ya lo llevó a Londres y lo depositará en Haití. El presidente provisional del Senado encabeza una delegación legislativa que busca afianzar los vínculos con Gran Bretaña en temas comerciales, atraer inversiones y, por supuesto, retomar el diálogo por la soberanía de Malvinas. Por todos esos motivos mantuvo conversaciones, por ejemplo, con el vicecanciller británico, Alan Duncan; o el secretario de Comercio, Greg Hands.
A más de 11 mil kilómetros de Buenos Aires, Pinedo no le pierde pisada a la política local. Frente a las legislativas de 2017, reitera la palabra «cambio» y pareciera remitir a la campaña de 2015, cuando el PRO buscaba destronar al kirchnerismo del poder. En medio de la crisis, el «presidente por un día» se muestra esperanzado con una recuperación económica. «Este año se van a empezar a ver los frutos del enorme esfuerzo que hizo el pueblo argentino el año pasado», asegura.

–¿Se pueden hacer acuerdos comerciales sin pasar por la cuestión Malvinas?

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

–En todos lados hablamos de Malvinas, en algunas reuniones muy intensamente. Sobre todo en la reunión que mantuvimos con el Foreign Office (Cancillería británica), algunos diputados y lords también. Estamos tratando de generar un ámbito de confianza que permita el diálogo, que es el único camino. Estamos convencidos de la necesidad de respetar la Constitución argentina cuando establece que hay que ir por medios pacíficos, respetando el derecho internacional y respetando el modo de vida de los isleños. Sobre esa base, no solamente decimos que queremos que se cumpla la resolución de Naciones Unidas que insta a las partes a negociar, sino que queremos que queremos generar las condiciones para que en vez de ser algo verbal declamado sea algo efectivo.

–¿Piensa que esa cuestión se resolverá algún día?

–Cuando uno inicia un diálogo no sabe cuál va a ser el resultado. No sé si nosotros vamos a encontrar una solución, espero que sí. Lo que sé es que no hay otro camino diferente que el diálogo. Creemos que este es el camino, y el interés de la Nación argentina es que nos sentemos con el Reino Unido para ver qué caminos encontramos para resolver el tema.Vamos a hacer muchas acciones que involucren a otras partes de la sociedad civil para generar confianza que posibilite un diálogo real. Estamos convencidos de que la confrontación permanente para lo único que sirve es para hace política interna pero en ningún caso va a llevar a un diálogo.

–¿Trató de tentarla a Margarita Stolbizer para que pase al PRO?

–No, la tengo claramente identificada como opositora.

–¿Contra quién va a competir el PRO en las elecciones, va a reeditarse el enfrentamiento de 2015 entre kirchnerismo y PRO o habrá otros actores?

–Está claro que vamos a competir contra el kirchnerismo. Esta elección es provincia por provincia, en algunos lugares competirá el kirchnerismo y en otro no.

–Pareciera haber un intenso debate al interior de Cambiemos sobre la conveniencia de sumar dirigentes peronistas, ¿en qué lugar se ubica?

–El PRO siempre tuvo aliados en el peronismo y desde que empezamos a hacer política que nuestro frente estuvo integrado por el peronismo de la Capital en 2003. Desde ese momento dijimos que a nosotros nos unía el futuro y no el pasado. Soy totalmente abierto a la participación de los peronistas en Cambiemos.

–Emilio Monzó dijo que Cambiemos estaba «vacío desde lo político», ¿coincide?

–El PRO y Cambiemos todo el tiempo hacen política. Política es cambiar la realidad para mejorarla en favor de la gente y eso lo hacemos todo el tiempo. No entiendo a los que dicen que no hacemos política.

–El titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión puso en duda que el número de desaparecidos durante la dictadura fuera 30 mil y rechazó la existencia de un plan sistemático…

–No cabe ninguna duda de que hubo un plan sistemático centralizado y reconocido por los autores, eso está fuera de discusión.

–¿Se puede compartir el gobierno que piensa tan diferente?

–Yo creo que cada uno tiene que hacer su parte de tarea. Y respecto a la década del setenta todos tenemos que asumir la barbaridad por la que pasó la Argentina. Es la única manera de evitar que suceda para el futuro. Y es la única manera de permitir que podamos convivir bien en el presente. Todos tenemos que reconocer la barbaridad y repudiar lo que pasó.

–Según varias encuestas que salieron a la luz recientemente el gobierno está en su momento de peor imagen frente a los votantes, ¿a qué lo atribuye?

–No creo que el gobierno esté en su peor momento de imagen, pero aquí no tengo datos día por día. Estoy seguro de que hay una enorme esperanza en la Argentina y no queremos volver para atrás. A partir de ahí creo que el gobierno va a hacer una buena elección. Porque vamos a representar un cambio y porque las cosas van a mejorar respecto del año pasado que fue un año de terminar con los enormes desequilibrios con los que recibimos la Argentina. Este año se van a empezar a ver los frutos del enorme esfuerzo que hizo el pueblo argentino el año pasado.

–¿Cree en las explicaciones que dio Gustavo Arribas?. ¿Tiene que ser separado de su cargo mientras dure el proceso?

–Las investigaciones tienen que seguir su curso. Mientras sea solo una sospecha sin ningún indicio concreto de irregularidad no tiene que ser apartado de ninguna manera. Hay que dejar que sigan su curso las investigaciones judiciales que correspondan. Confío en las explicaciones que dio y estoy seguro de que podrá demostrarlo. «