Las camisetas de fútbol suelen ser un objeto de culto. En el idioma propio del fanatismo, algunos las llaman “mantos sagrados” o “armaduras”. Hay hinchas que prefieren los últimos modelos, esos que se renuevan año tras año (fabricadas por empleados a los que les pagan sueldos de miseria) y otros que las prefieren truchas. Pero hay, también, fanáticos desvelados por otra característica: las utilizadas por futbolistas en un partido.

Coleccionistas de ese tipo hay varios. Uno de ellos, Hernán Giralt, muestra su serie en la web www.museoracingclub.com: son cientas, en especial de la selección argentina y de Racing, transpiradas durante 90 minutos y convertidas en reliquias para siempre. Pero la novedad es que un par de especialistas en el rubro, Emiliano Abreu y Yael Rodríguez, acaban de lanzar un sitio de subastas para vender camisetas de ese tipo: usadas en partidos, también en Argentina. De ahí el nombre: Match Day.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Consignamos prendas de coleccionistas que tengan valor histórico y una historia importante. La idea es hacer cuatro subastas al año”, explica Rodríguez desde Córdoba, donde vive.

La primera subasta, sin antecedentes en Argentina, comenzó ayer. Todavía está fresco el impacto por los 9 millones de dólares que un magnate árabe pagó por la 10 azul que Diego Maradona usó en el segundo tiempo de Argentina-Inglaterra en los cuartos de final del Mundial 86. Esa subasta se realizó en Sotheby’s, la tradicional casa inglesa. Por supuesto sin tanta espectacularidad, trascendencia ni poderío económico, pero con toda la pasión por un nuevo emprendimiento y su amor a las camisetas (ambos coleccionan remeras de River), Abreu y Rodríguez apuntan a un público argentino o sudamericano.

A traves de la web, desde ayer y hasta el 9 de septiembre se subastarán camiseta que Milton Casco utilizó para el River de Marcelo Gallardo por la Copa Libertadores de 2021, una que Cristian Giménez transpiró para el Boca de Carlos Bianchi en 1999, una que Gustavo Zapata vistió para la selección arentina en la Copa América 1991 o una que Cristian Domizzi usó para el Newell’s de Bielsa en 1992.

Entre las 39 prendas (se incluyen camperas) de esta primera tanda, tambien hay mantos extranjeros: una de Santiago Solari para el Real Madrid en 2002/03, una de Rivaldo en el Barcelona en 1999/2000, una del brasileño Edmundo para Vasco da Gama en 1992, una del San Pablo campeón de la Copa Libertadores 1993 y, entre muchas otras, una de la selección de Uruguay en la Copa America en 1991.

Cómo saber si las camisetas son verdadera

«Es la primera subasta y el piso no es muy elevado: algunas camisetas se venden desde 70 dólares. Para más adelante tendremos camisetas de mayor peso histórico, como la del alemán Andreas Brheme y el argentino Juan Simón en la final de Italia 90», agrega Rodríguez, que también se refiere a un tema central de la industria: la mayoría de los especialistas en el rubro son serios, pero también hay quienes inventan el pasado de una prenda.

«Tenemos varias herramientas para determinar si una camiseta es verdadera. Usamos photo matching y otros sistemas de chequeos. Por supuesto no estuvimos en el momento del traspaso de la camiseta del futbolista a su actual dueño, pero podemos asegurar que tenemos hasta un 99% de veracidad que fue usada en el partido», responde Rodríguez, que tiene 200 camisetas de River, aunque por ahora no las pone en subasta. Abreu, incluso, tiene 300, toda una síntesis del amor por el rubro.