Para Boy Olmi la justicia ambiental es también una forma de justicia social. Por eso el actor y director está tan contento de poder conducir  La tierra habla, el ciclo dedicado al tema que hoy estreno Encuentro como parte de su nueva programación. Se trata de una selección de documentales –algunos europeos, pero en su mayoría latinoamericanos– que proponen una mirada cruda, pero necesaria de lo que le pasa al planeta. “Hay que cuidar nuestra casa”, subraya Olmi.

“La preocupación por la situación social y económica está ligada a lo ambiental. El mundo vive una crisis ecosocial profunda y la calidad de vida se ve afectada por lo que hacemos. Para el programa seleccionamos algunos trabajos que desarrollan con mucha claridad este proyecto”, afirma el ecléctico artista.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los ocho títulos que son parte de este ciclo se meten de lleno en temáticas urgentes como son las alternativas productivas, la alimentación, la desigualdad, los problemas energéticos, el calentamiento global, el acceso a la tierra e, incluso, se vierten críticas a ciertos discursos verdes de mercado. “Es importante la curaduría que se hizo, para que nada importante quede afuera. La fundadora del Green Film Fest de Buenos Aires, Alejandra Cordes, es  la productora y en conjunto con Encuentro se logró un buen producto final para profundizar la conciencia del momento en el que está la humanidad”, destaca Olmi.

El cambio climático es mucho más grave de lo que se piensa en lo cotidiano, por eso Olmi destaca la necesidad de  militar para revertir las consecuencias de ignorar la situación. Él lo hace desde su lugar, con sus herramientas: “La pandemia es también parte de este fenómeno. Porque además de lo sanitario vemos la escandalosa brecha existente entre pobre y ricos, por lo que los sistemas reinantes requieren de una revisión, sin dudas. Desde las actividades más grandes a las más cotidianas tienen que buscar el objetivo de no perjudicar al planeta. Estados, empresas, sociedades e individuos tienen que ser parte de la solución. Los intereses sectarios o individuales no van más. La solución es entre todos o vamos hacia el fin. Suena exagerado pero es posible que sea verdad”.

Olmi destaca el valor de las políticas públicas. “Los gobiernos y la empresas deben medir las consecuencias de sus decisiones comerciales. Pero no solo mirando lo económico, sino también lo sustentable. Es la única forma de ir mejorando. Todos los problemas se generan por la ruptura del equilibrio natural, por el avance de los negocios por sobre el cuidado. Somos personas, animales y plantas, tenemos que acordarnos de eso. Porque los polos se derriten, el plástico nos tapa y el dióxido de carbono no se detiene. Y tenemos que luchar para no destruirnos. Cuanto más tardemos, peor será el sufrimiento”, puntualiza.

Como figura pública, Olmi sabe que tiene una responsabilidad. Más al moverse en campos tan diferentes: dirigió documentales sobre el tema, hace teatro y cine cuando puede, estuvo en MasterChef Celebrity y hoy conduce un programa de juegos con Teté Coustarot (La hora Exacta, de lunes a viernes a la 22, por El Nueve).

“A veces como comunicadores podemos decir lo que pensamos más explícitamente y en otras oportunidades tenemos que desarrollar el sentido de la oportunidad para ver qué es lo que estamos haciendo y ver quién es el interlocutor. Nadie está hablando todo el tiempo de lo mismo. Pero soy yo en todas esas faceta y todo lo que hago no va en contra de mis principios”, afirma.

Olmi se destacó en su último papel, en la serie de Flow El mundo de Mateo, donde encarnó a un fiscal corrupto. “Esta bueno darle vida a esos personajes que son uno de los hilos de la corrupción cotidiana que nos aqueja. Por ejemplo y todo se conecta si querés, las cosas frívolas con las serias o más profundas o sensibles. Por eso te digo: uno siempre está diciendo algo para invitar a que el otro reflexione. A veces mostrándole una historia, a veces en un formato más educativo como el que  tiene el canal Encuentro.”

Como actor estrenará pronto, al mando de Ana Katz, Terapia Alternativa, una serie de Star+ en la cual compartirá pantalla con China Suarez, Benjamín Vicuña, Fernán Mirás, Carla Peterson, Julieta Cardinali y Gustavo Garzón.

Es una persona espiritual que se siente en conexión con el planeta. “Hace muchos años que me pregunto sobre el estado actual de la humanidad. Cada cosa que hago es un humilde aporte para que todo sea mejor. La oscuridad aparece, pero hay que contrarrestarla haciendo. Hay una pulsión de vida que nos hace creer que es posible, que nos impulsa para vivir un día más e intentar mejorar algo”, concluye.


La tierra habla Ciclo de cine ambiental, con la conducción de Boy Olmi. Desde el lunes 2 de agosto a las 22:30, por Encuentro.