El Senado bonaerense aprobó este martes por unanimidad el pedido judicial de allanamiento del despacho del senador de Juntos, Juan Pablo Allan, que había requerido el juez federal de La Plata, Ernesto Kreplak, en el marco de la causa que investiga la existencia de una «mesa judicial» montada para armar causas contra sindicalistas durante el gobierno de María Eugenia Vidal.

La sesión, de carácter extraordinario, se llevó adelante de manera presencial y remota con el único objetivo de aprobar el requerimiento del magistrado. Fue aprobado por unanimidad con los votos de los 46 legisladores: 23 del Frente de Todos y 23 de Juntos. El senador de La Plata, cuyo despacho quedó ahora autorizado a ser allanado por la justicia, presenció la sesión de manera remota.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Allan participó de la reunión de junio de 2017 en la sede del Banco Provincia encabezada por agentes de la AFI y por el ex ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, quien señaló en esa oportunidad que «si pudiera tendría una Gestapo para terminar con los gremios». Debido a su participación en esa reunión, que quedó registrada en una grabación de la AFI, el legislador quedó imputado este martes por la fiscal federal de La Plata, Ana Russo, al igual que el resto de los participantes.

La sesión dio lugar a varios cruces entre el oficialismo y la oposición por el «Gestapogate», que monopoliza la agenda política desde que el video de la AFI salió a la luz a fines de diciembre. La Legislatura bonaerense, como el Congreso Nacional, se viene mostrando activa pese al receso de verano y desde la Cámara baja ya se motorizó la semana pasada el pedido de juicio político contra el procurador general, Julio Conte Grand, por el rol que habría tenido en la mesa judicial del PRO.
En el arranque de la sesión, quien hizo uso de la palabra fue el senador de Juntos, Alejandro Rabinovich, quien subrayó que su par de la bancada, Allan, «se puso a disposición» del juez Kreplak «desde el primer día».

«Es una sesión histórica. Es la primera vez que en el Senado se aprueba una medida de esta naturaleza, que es un allanamiento, una medida que nunca se había llevado adelante, nunca se había aprobado», arrancó Rabinovich para explicar luego que la oposición nunca buscó  «esconderse» de la justicia.

«Jamás hubo ni por parte de Allan ni por parte de Juntos la intención de escondernos o corrernos o no dar la cara. No nos escondemos. Acá estamos todos presentes», subrayó. Y disparó el primer dardo contra el oficialismo al asegurar que «no pasó lo mismo» en el Congreso de la Nación con el desafuero del ex ministro kirchnerista y entonces legislador Julio De Vido.

Desde el Frente de Todos, quien cerró la lista de oradores fue la presidenta del bloque, Teresa García, quien le apuntó directo a la exgobernadora María Eugenia Vidal y al expresidente Mauricio Macri por la «mesa judicial». Habló de la existencia de un plan y de la responsabilidad de la ahora diputada nacional por CABA.
«Es imposible que esto se lleve adelante si no hay una mesa oculta en el Banco Provincia, con integrantes del gobierno que establezca cómo se va a escuchar para luego armar causas que un determinado sector de justicia se ocupará injustamente y que algún medio de comunicación pondrá un graph permanentemente sobre esa causa. Así cierra este modelo», puntualizó la senadora.

Y dijo estar convencida de que «la ex gobernadora es absolutamente consciente y responsable porque tres de sus ministros estaban en esa mesa».

También consideró que el espionaje y la persecución formaban parte de un plan para responder a un modelo económico. «Ese modelo de espionaje y persecución tiene que ver con responder a un modelo económico. Pero humildemente les digo: les fracasó el plan», destacó.

García cruzó a sus pares de Juntos que intentaron minimizar la denuncia de la mesa judicial al asegurar que a la gente «le importan otras cosas» y hay otros temas sobre los cuales legislar. «A la gente le importan otras cosas, es verdad, pero habría que preguntarles a otros, como los familiares de las víctimas del ARA San Juan, por qué mientras los buscaban, los estaban espiando y escuchando. Y ellos son personas comunes que lo único que hicieron fue amar a un familiar y no tuvieron respuesta», retrucó García.

Por último, la presidenta de la bancada oficialista lamentó que el senador Allan no haya hecho uso de la palabra en la sesión para explicar qué hacía en la mesa de junio de 2017. «Me hubiera gustado preguntarle, capaz ni sabía a dónde iba. Seguramente cuando me lo cruce le haga las preguntas que le quiero hacer», cerró.