Con lo justo, los bloques opositores de la Cámara de Diputados que convocaron a sesión especial este miércoles comenzaron a tratar el proyecto de ley que propone implementar de manera obligatoria y a nivel nacional la boleta única de papel en el sistema electoral argentino.  

Con 129 diputados presentes, el diputado del PRO Omar de Marchi, que preside la sesión en su carácter de vicepresidente del cuerpo legislativo, debido a que Sergio Massa se encuentra en Estados Unidos, dio inicio al encuentro en el recinto. El oficialismo,  que rechaza la iniciativa, bajó después.  

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El número se alcanzó con los aportes de los distintos bloques de la oposición: 115  de Juntos por el Cambio;  8 Interbloque Federal; 2 Juntos Somos Rio Negro; 2 Avanza Libertad (Carolina Piparo y José Luis Espert); 1 La Libertad Avanza (Javier Milei) y 1 Ser (Felipe Álvarez).   

La legisladora que responde al espacio de Milei, Victoria Villarruel, ingresó unos minutos después de que se alcanzará el quórum. Un gesto que molestó especialmente en las bancas de JxC, ya que lo pactado era que todos tenían que estar para aportar los números y dar inicio a la sesión. La legisladora, minutos antes, había posteado en su cuenta de twitter un video desde su despacho anunciando la presentación de un nuevo proyecto de ley por el tema mapuche. Tampoco colaboró con el número para el quórum el diputado Rolando Figueroa, que tiene su monobloque y representa al Movimiento Popular Neuquino; todavía no se sabe si votará a favor o en contra.  

En ese marco, como miembro informante, abrió el debate el diputado salteño Miguel Nanni. “Con este proyecto se busca darle más seguridad y equidad al sistema. Tiene por objeto cambiar el instrumento de votación que tiene nuestro sistema electoral. Esta iniciativa en la Cámara no es nueva ni es improvisada. Desde el 2007 diputados de este interbloque presentaron distintas iniciativas. Se sumaron otros espacios que, salvo el entonces Frente para la Victoria, presentaron proyectos que quieren ir al sistema de boleta única de papel”. 

Por el lado de los federales, Florencio Randazzo manifestó: “Tenemos una gran oportunidad de mejorar el sistema de votación que implica cambiar el instrumento con el que votamos”. “Estoy convencido que los cambios en los sistemas electorales deben ser permanentes porque deben acompañar los cambios culturales, sociales y tecnológicos”, consideró. 

Randazzo fundamentó que “Argentina hace un siglo que vota con el mismo instrumento. Hay solamente 16 países que votan de la misma forma que nosotros”. 

Desde el Frente de Todos, el pampeano Hernán Pérez Araujo reiteró la postura de rechazo del oficialismo. “Si esta va a ser la metodología, seguramente van a venir todos los partos con fórceps, pero alguno se le va a quedar atrancado, como ya les pasó-dijo-. Los invito a manejar agendas de consenso y de ocuparnos de temas que verdaderamente aquejan a la sociedad argentina”. 

Pérez Araujo, que preside la Comisión de Asuntos Constitucionales, sostuvo que se pretende “modificar un sistema que es fiable”. Y que incluso los expositores que asistieron dijeron que “la inmensa mayoría de la ciudadanía argentina confía en el sistema”. 

El legislador destacó  que “no hay evidencia empírica” sobre el robo de boletas y el voto en cadena. “En las últimas ocho elecciones nacionales, cinco las ganó la oposición, con este sistema”, dijo, y luego ironizó: “Con el peronismo robándose todas las boletas y comprando todos los votos, igual ganaron las elecciones”, ironizó. 

Se estima que la votación sea pasadas las 22. La oposición insiste en que cuenta con 130 votos para poder darle media sanción al proyecto. El único ausente de los opositores, con previo aviso, fue el titular del bloque radical Mario Negri, que confirmó tener covid positivo este martes. Este miércoles dijo sus redes sociales que sentía “mucha bronca por no poder votar la boleta única de papel porque siempre defendí la mayor transparencia electoral».