El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, afirmó este miércoles que la dirigente de la Tupac Amaru Milagro Sala “tiene que seguir presa” y cuestionó al presidente Alberto Fernández por no haberse reunido con él durante su paso por esa provincia.

Morales cuestionó que «haya estado el Presidente de la Nación acá a hacer una visita personal (a Milagro Sala) y que no me haya visitado” y llamó a “romper esta cultura de la grieta y de gobernar para facciones”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Así lo afirmó al encabezar el acto de la inauguración de la escuela número 48 en el barrio Alto Comedero, a 10 kilómetros de la capital jujeña, casi en paralelo a la visita del Presidente a Milagro Sala, internada en un hospital por un cuadro de trombosis venosa profunda.

“En la medida que el país no rompa esta cultura de la grieta y de gobernar para las facciones nos va a ir mal como pueblo, y esto se ha profundizado hoy”, dijo Morales.

El mandatario jujeño, quien también preside la UCR a nivel nacional, señaló que cuando asumió la gobernación tuvo que “reestablecer la paz luego de una década de violencia y corrupción, liderado por personas que están presas y que tienen que seguir presas”, en alusión a Sala.

Asimismo, agregó que en su “convicción humanística” le desea a Sala que «se recupere en su salud, que se mejore, pero para que siga cumpliendo la condena que tiene en una cárcel común”.

Al retomar sus cuestionamientos al Presidente, le pidió a Alberto Fernández “que no gobierne para una facción sino para todo el pueblo argentino, y que tenga la tolerancia de venir a una provincia gobernada por alguien que piensa diferente”.

“El único camino es el diálogo y por eso lamento lo que ha pasado hoy, porque contribuye a fortalecer esa grieta que nos ha hecho tanto daño como pueblo”, afirmó el mandatario provincial.