El dato es contundente: sólo tres clubes, entre los 135 que participan profesionalmente entre Primera (28), Nacional (37), B Metro (17), Federal A (34) y Primera C (19), mantienen a su director técnico desde antes de 2021. Los 132 equipos restantes son dirigidos por entrenadores elegidos el año pasado o en el actual 2022.

El relevamiento fue realizado por el jefe de prensa de Ituzaingó, Ignacio Etchart y luego ampliado por el sitio especializado Solo Ascenso, líder en su sector, que situó a las categorías menores del fútbol argentino -lógicamente dentro de la inestabilidad de los técnicos- como cuna de proyectos. Se refería a que, de los diez entrenadores con mayor antigüedad en su cargo, seis dirigen en el Ascenso.

La inestabilidad es absoluta. Incluso en el top ten de mayor permanencia entre Primera y el Ascenso (sólo se excluye a la D porque es amateur), los puestos 4 al 10 ya están ocupados por técnicos elegidos el año pasado. Como Etchart publicó su información el jueves, a todos los entrenadores hay que sumarles un partido. Lógicamente, como comenzaron a dirigir en 2021, todavía ninguno llegó a las 100 presentaciones.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El relevamiento incluye los torneos de Primera y del Ascenso

Se trata de Ricardo Zielinski (Estudiantes, Primera División, 88 presencias), Gabriel Milito (Argentinos, Primera, hoy llegará a su partido 74), Matías De Cicco (Ituzaingó, B Metro, 73), Ricardo Pancaldo (Deportivo Madryn, Nacional, 73), Diego Martínez (Tigre, Primera, 71), Néstor Retamar (Atlas, C, 68) y Darío Lema (Colegiales, B, 68).

Sólo los tres primeros de la lista dirigen al mismo club desde 2020 o antes. Son Carlos Mungo (Villa Mitre, Federal A, 122 partidos), Marcelo Gallardo (Primera División, 417 partidos, 2014) y Pablo Vico (Brown de Adrogué, Nacional, 517 partidos, 2009).

«Desde el 2018, Mungo comanda a Villa Mitre. En la actualidad está segundo en la Zona A del campeonato del Federal A, con serias chances de conseguir el ascenso», contextualizó Solo Ascenso. Respecto de Vico, la misma web explicó: «El Bigotón lidera la lista. El técnico es una institución en Brown de Adrogué. Desde el 2009 dirige ininterrumpidamente al Tricolor y lleva más de 500 partidos en el club. Consiguió dos ascensos a la Primera Nacional. Pero no todo fue color de rosas ya que sufrió un descenso pero la dirigencia siguió apostando al proyecto».

ascenso

El caso de Gallardo, claro, es el más conocido. Y atípico en Primera División. Asumió el 6 de junio de 2014. Para encontrar a otro entrenador con más de ocho años de permanencia en un club de la A hay que retroceder más de medio siglo. Su vigencia sólo es superada por los ciclos de Victorio Spinetto en Vélez (14 años, de 1942 a 1955), de José María Minella en River (13, de 1947 a 1959) y de Guillermo Stábile en Racing (9, de 1945 a 1953). Atrás quedó Carlos Griguol, que estuvo siete años y medio en Ferro, de 1980 a 1987.

Pero si lo de Gallardo forma parte de historia pura en el fútbol argentino, lo normal ahora es que un técnico no dirija más de dos años seguidos al mismo club. Sólo hay tres casos entre 135 equipos. Cualquier radiografía o mapa sobre el fútbol argentino debería tener en cuenta este dato.