El Frente de Todos en la Ciudad de Buenos Aires tiene un escenario complejo que ya es histórico, la supremacía de Cambiemos impone límites para las elecciones legislativas de noviembre. La ciudad base del macrismo se presenta casi como una imposibilidad para el peronismo y el desafío es extender esos límites. Tiempo Argentino habló con especialistas para conocer cuáles son las chances del frente opositor de interpelar al electorado porteño.

El sociólogo e investigador del Conicet Matías Landau sostiene que se pueden mejorar los resultados de 2017, en los que Unidad Ciudadana obtuvo el 21%, pero advirtió que es necesario construir a futuro y desarrollar una nueva identidad “que no sea necesariamente peronista ni kirchnerista” con bases en el terreno local. “Creo que pueden hacer una buena elección. La figura de Leandro Santoro, si bien está muy vinculada al kirchnerismo, no es una figura que haya pasado por la gestión, ni en el gobierno de Néstor ni en el de Cristina, y que viene de una tradición radical. Eso también les puede dar algún tipo de posibilidad en un electorado no peronista. Va a depender mucho de la campaña. En 2017 al kirchnerismo le fue muy mal, por lo tanto, llegar a un 30 y pico por ciento de los votos puede ser leído como una buena elección”, explicó.

Landau es autor del libro Gobernar Buenos Aires. Ciudad, política y sociedad, del siglo XIX a nuestros días, investigó los procesos electorales porteños y sostiene que lo que se evidencia en la Capital, “más que el límite del peronismo, es el límite del kirchnerismo”. “Demostró tener un techo desde el punto de vista electoral. Además, el PRO lo que hizo muy inteligentemente fue construir una marca nueva en la Ciudad. El espacio peronista quedó asociado al kirchnerismo, asociado a una política nacional, que no surge en la Ciudad, sino que viene desde afuera. Eso quizás aleja a muchísimos independientes o a partidarios que no están tan cercanos a eso. La única experiencia fue la de Matías Lammens (en 2019), que quería recuperar el progresismo como identidad política. Pero en estas elecciones me parece que el kirchnerismo vuelve a apostar por esa identificación partidaria clásica con un candidato que es Santoro, que está claramente identificado con ese espacio”, sostuvo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El director del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), Roberto Bacman, considera que el Frente de Todos le puede quitar cuatro o cinco puntos a la izquierda. “El peronismo puede crecer, tiene buenos candidatos. Lo que estamos viendo es que ese crecimiento apunta hacia la izquierda. Esa debe ser la táctica, hay un voto de izquierda que no es troskista, pero que generalmente va a los partidos troskistas, que están muy divididos en esta elección. Hay segmentos izquierdistas más livianos, no profundos, progresistas, socialistas, que representan minorías, como puede ser el colectivo LGTBIQ+, o a nuevos colectivos progresistas. Eso genera todo un segmento que el peronismo lo tenía muy lejano hasta hace algunos años y que ahora con estos candidatos les puede hablar y puede ganar por ese lado. Estamos haciendo trabajos de campo sobre ese segmento que puede llegar a tener un 7 u 8 por ciento. El desafío ahora es tratar de pensar si puede acercarse al 30%”, señaló el sociólogo.

Bacman sostiene que Santoro es una buena figura para captar ese segmento y otros independientes que no tienen anclaje ideológico. “Se buscó el mejor candidato y Santoro lo es porque tiene una gran ventaja y es que no representa al peronismo clásico, viene del radicalismo. Es un radical que se quedó cercano al peronismo, viene de un radicalismo de izquierda que reivindica al Alfonsín de la primera época. Esta nueva visión con un candidato panperonista puede mejorar, es una buena oportunidad para empezar a explorar el crecimiento de segmentos que le están dando la espalda históricamente y que podrían entender que el peronismo lo representa también”, agregó.

El politólogo y director de la consultora Opina Argentina, Facundo Nejamkis, coincide en la conveniencia de la lista encabezada por Santoro porque trata de llevar al máximo el potencial del peronismo en la Capital Federal. “No creo que Santoro esté captando votos radicales. Por supuesto que hay votos radicales que votan al peronismo desde hace un tiempo, pero eso es por la nueva configuración del peronismo, por la nueva polarización. Lo que veo es que es una figura que tiene la capacidad de llevar al máximo el potencial que tiene el peronismo en la Ciudad. Es flexible, con capacidad de diálogo, reflexivo, puede hacer autocrítica y plantea proyección para el futuro; eso le permite capturar mayor cantidad de votantes”, describió.

“El voto de Juntos no es un voto solo de gestión, es un voto de posicionamiento político, de apoyo al posicionamiento del PRO y de Cambiemos en el marco de la estrategia nacional de esa fuerza política. Creo que como el PRO ha consolidado ese voto, también el votante anti PRO en la Ciudad, el votante más lejano a ese espacio, también se ha articulado y aglutinado alrededor de la propuesta del peronismo hegemonizada por el kirchnerismo a nivel nacional. Eso le ha consolidado una posición de alrededor de 30 puntos de intención de voto cuando antes le costaba llegar a los 20”, agregó.  «